Misty Copeland, rompiendo la apatía de nuestros alumnos

Misty Copeland, rompiendo la apatía de nuestros alumnos

La Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), en el 2013 llevó a cabo un estudio que reveló que México tiene el mayor número de deserción escolar de jóvenes de entre 15 y 18 años, o lo que es lo mismo, los jóvenes dejan el bachillerato y no empiezan los estudios universitarios. Recién hemos publicado un artículo sobre deserción escolar y en él vemos que la apatía y la falta de interés son factores determinantes que fomentan el abandono de la educación.

Hoy te proponemos compartir con tus alumnos la historia de Misty Copeland, un ejemplo de cómo la determinación rompe con todos los obstáculos a fin de ser un profesional destacado en cualquier área que nos apasione, porque contra la apatía no hay nada mejor que ejemplos que inspiren y motiven a ser mejores y exigirnos más a nosotros mismos.

Misty Copeland, una breve e inspiradora biografía

Por ser afroamericana Misty Copeland, no es el estereotipo clásico de una bailarina de ballet pues no cuenta con un cuerpo largo, en extremo delgado y sin curvas que muchas profesionales lucen, sino que su físico es musculoso y eso le impedía ser “apta” para dedicarse a su pasión.

Tras ser rechazada por ser inadecuado por su edad y cuerpo pues empezó a los 13 años en el ballet pese a que la mayoría de las estudiantes de inician a la edad de 4 o 6 años, Copeland decidió ignorar todos los prejuicios y trabajar más duro que las bailarinas que sí contaban con “lo necesario” para dedicare al ballet.

misty2

Años de clases, luchas y dedicación le dieron el fruto de ser hoy una de las primeras solistas afrodescendientes de una de las compañías más importantes a nivel mundial de este arte, el American Ballet Theatre. Y si esto aún no nos ha inspirado, su historia va más allá, pues sus orígenes son humildes ya que proviene de una familia pobre. Un ejemplo de determinación como pocos.

Qué aprendemos de Misty Copeland que nos puede ser útil en la educación

Si un alumno, tus hijos o tú mismo como estudiante estás batallando y luchando contra una materia que no se te da o no entiendes del todo, lo que puedes aprender y lo que debemos inculcar a nuestros alumnos es que la determinación vence todos los obstáculos, ya sea en matemáticas, en español o en danza, porque el dicho de “puede más el que quiere que el que puede” se cumple a la perfección en aquellos a quienes rendirse no les parce una opción viable.

Al igual que Misty Copeland, ni los orígenes, ni los estereotipos, ni los obstáculos pueden vencernos en la educación y el progreso académico si tomamos las medidas que ella tomó como:

  • Estudiar y practicar las materias problemáticas hasta dominarlas
  • No desistir cuando alguien nos dice que no podemos aprender
  • No auto-sabotearnos cuando nosotros mismos nos decimos que no podemos más
  • Aprender y aprovechar de tutores y de maestros
  • Aprender e inspirarnos de otras personas que han luchado para educarse

Esperamos que conocer la historia de esta bailarina profesional que venció obstáculos y demostró que quien forja su profesión es uno mismo te sea de inspiración para desarrollarte profesionalmente, o que así lo sea para tus alumnos, pues inspirar a los estudiantes es tan importante como enseñarles las materias pues así aprenden a amar la educación, su formación y por ende, su profesión para poder evitar la deserción escolar.


 

Dejar un comentario

*