El valor de los buenos profesores

El valor de los buenos profesores

El día del maestro se celebra en todo el mundo, y sí que es lindo que nos acordemos de ellos y les mandemos una caja de chocolates o que mandemos una nota de agradecimiento, pero cuando un profesor se destaca y marca nuestra vida no podemos olvidarlo y sabemos que debemos valorarlo para toda la vida.

  • Los buenos profesores nos enseñan lo principal en la educación

No por arte de magia sabemos sumar, restar, escribir y leer, ya que aun cuando se tenga esa creencia de que “es su trabajo” se trata de una empresa tan noble que es de alguien malagradecido el no valorar las enseñanzas que nos dieron nuestros maestros, y no solo eso, sino que se tratan de bases para la vida misma.

Además, hacer el trabajo de educar a alumnos durante periodos en los que estos no son las almas más blandas por forjar es una tarea que merece una ovación de pie para los maestros que se dedican a forjar alumnos en secundario y preparatoria, que están en una etapa difícil de la vida con la cual los maestros deben sortear el educar, ser ejemplo y guía.

buenmaestro1

  • Los buenos profesores nos motivan a sacar nuestro potencial

Existen muchos tipos de profesores, pero sin duda aquellos que nos ayudan a sacar lo mejor de nosotros son los que nos ayudan a mejorarnos a nosotros mismos aun cuando pensábamos que no teníamos el mejor potencial o determinada materia no se nos daba, porque un buen maestro nos motiva.

No importa si pasaste con la mejor nota o si apenas alcanzaste a pasar el examen, si diste lo mejor de ti fue porque el profesor te motivo a que así fuera, y si además gracias a ese profesor hoy te dedicas a una profesión que en un principio te dio muchos dolores de cabeza, su tarea de ayudarte a sacar tu mejor potencial tuvo éxito.

  • Los buenos profesores se interesan por nosotros

Un buen profesor puede llegar a ser un amigo, un consejero, una persona que te inspira y muchas buenas cosas más, pero no cabe duda que un profesor que se interesa en nosotros es lo mejor que nos puede pasar en nuestra vida académica, y es que un buen profesor siempre sabrá cuando estas reprobando por motivos externos y no simplemente por flojera, así como comprenderá cuando algo haya salido mal en casa.

Los desastres académicos no siempre son sinónimos de alumnos flojos o mediocres, y eso un buen profesor lo sabe a la perfección, y es por ello que no podemos dejar de estar agradecidos a aquel profesor que se interesó por nosotros aun cuando las cosas no andaban de lo mejor en nuestro registro académico.


Por eso y  muchas cosas más es necesario valorar a nuestros profesores y saber que la tarea que realizan no es sencilla, pues además de estos tres puntos mencionados, ellos llevan su vida personal, emocional y profesional a la par de la vida que comparten con nosotros como alumnos, así que agradecerles aun cuando no sea día del maestro es una idea excelente.


 

 

Dejar un comentario

*