El libro de la imaginación de Edmundo Valadés

El libro de la imaginación de Edmundo Valadés

Hace algunos años impartiendo un taller para chicos sobre poesía y cuento recuerdo haber llegado con un libro bajo el brazo y haber anunciado que ese día leeríamos cuentos. Los chicos empezaron a renegar alegando que los cuentos eran largos y que ellos preferían los poemas porque eran chiquitos y los podíamos leer rápido. Tras convencerlos de leer algunos cuentos de El libro de la imaginación, los niños pedían más y más cuentos.

El libro de la imaginación, de Edmundo Valadés (22 de febrero de 1915, Guaymas, Sonora – 30 de noviembre de 1994, Ciudad de México), es una antología de cuentos fantásticos y de distintos autores que se divide por temas, y como se trata además de minificciones es muy atractivo para los chicos pequeños que ven con ojos de pereza los cuentos más extensos de cuartillas enteras o las novelas cortas.

Entre los temas que podemos encontrar en este libro están los fantasmas, la fantasía, los enigmas, y muchos temas más que se ven antecedidos por un prólogo a manera de “advertencia” que intriga en gran medida a los niños e incluso a los adultos.

cabezahuevo

 

Algunos cuentos cortos para compartir con los alumnos que pertenecen a este libro

PÁGINA ASESINA

En un pueblo de Escocia venden libros con una página en blanco perdida en algún lugar del volumen. Si un lector desemboca en esa página al dar las tres de la tarde, muere.

Julio Cortázar: Historias de cronopios y de famas

EL PRINCIPIO

Tu suerte está echada», dijo, al tiempo que rodaba mi cabeza. Y aquí, mirando-arriba mientras se me escapan las fuerzas, quiero creer que sueño. Pero el sueño comienza ahora; voy adormir.

Óscar González

ESCALOFRIANTE

Una mujer está sentada sola en una casa. Sabe que no hay nadie más en el mundo: todos los otros seres han muerto. Golpean a la puerta.

Thomas Bailey Aldrich: Works

UN HUEVO

Un viajero encuentra en el campo a un personaje con una cabeza completamente lisa como un huevo, sin un solo rasgo. Aterrorizado sube a una carreta y le pide al campesino que arree el caballo de inmediato. —¿Qué pasa? — le pregunta el campesino. —Fue que vi a un hombre que tenía el rostro liso como un huevo. —Entonces —respondió el campesino volviéndose—, ¿tenía el mismo rostro que yo?

Anónimo japonés

SEÑALES

Desde la infancia apenas se me cae algo al suelo tengo que levantarlo, sea lo que sea, porque si no lo hago va a ocurrir una desgracia, no a mí sino a alguien a quien amo y cuyo nombre empieza con la inicial del objeto caído.

Julio Cortázar: Historias de cronopios y de famas


Vale mucho expandir la imaginación de los niños y dar un impulso a la lectura con estos cuentos que como son altamente atractivos y cortos, provocan una curiosidad por seguir leyendo este libro que se puede encontrar online o en la editorial del Fondo de Cultura Económica en México.

Qué opinas ¿te animas a hacer una media hora de lectura semanal con estos cuentitos fantásticos?, seguro a los alumnos y los chicos en casa les encantarán.


 

Dejar un comentario

*