Carreras profesionales poco demandadas ¿son sinónimo de un futuro de fracaso?

Carreras profesionales poco demandadas ¿son sinónimo de un futuro de fracaso?

Cuando los jóvenes a eso de los 17 a 19 años escogen su carrera profesional, como padres o educadores esperamos que ellos se decidan por profesiones que prometen un futuro brillante para estos, como las que actualmente son tan demandadas en informática, medicina o comercio. Pero cuando sus inquietudes apuntan a carreras como las artes, la literatura, la investigación científica u otras áreas donde las opciones profesionales son bien limitadas o gozan de una dudosa reputación, es normal sentirnos alarmados.

En todo proceso de guía por parte de nosotros, es necesario que enfoquemos bien nuestra percepción hacia el alumno en particular y nos preguntemos ¿es realmente sinónimo de un futuro de fracaso que este joven estudie música? ¿debo recomendarle que estudie una carrera que no le agrada pero le dará una buena vida?, veamos dos aspectos a considerar.

Siempre se puede seguir un sueño, pero de forma segura

Si un sueño es grande uno sabe que puede seguirlo durante toda su vida, pero en la etapa de escoger una carrera es importante ser más objetivos y sobre todo más trabajadores. Los chicos que nos manifiestan tener inclinaciones por oficios y carreras “no muy seguras” como las artes, la investigación científica o la filosofía no necesariamente están poniendo su carrera en riesgo sino que puede que se dejen llevar por la pasión del momento.

carreras

Como padres o educadores nuestra labor jamás será decirles “no puedes” sino asegurarnos de que tengan una segunda opción al hacer dos carreras, que demuestren un trabajo profesional en sus estudios, nada de estudiantes de arte que parecen tomar clases en las cantinas. Así como formar estudiantes y que sigan los parámetros de un oficio total, no solamente la vivan de becas y experiencia en la academia, ya que en la mayoría de las ocasiones esto repercute en una poca experiencia en el ámbito más práctico de una profesión.

Un sueño o una fantasía: bajar de las nubes a los futuros profesionistas

Lo más objetivo sería acercarnos a la experiencia de los jóvenes y saber si estos cuentan con las herramientas para desarrollarse en el ámbito que deseen, porque si bien es cierto el chico puede sentir pasión por pintar, si este no desarrolla ese gusto hacia una disciplina diaria, un interés prolongado y una sed por ir creciendo en conocimiento, seguro estamos ante una fantasía más que un anhelo poco común en lo que las carreras de refiere.

Porque sí, son pocos los jóvenes con inclinaciones hacia este tipo de profesiones a las que nos referimos, pero como padres y maestros conocer a los chicos y enfocarlos a que por ellos mismos descubran sus capacidades reales, y no simplemente basen una decisión tan importante en meros gustos pasajeros es lo que nos corresponde.


Así, podemos decir que ni los artistas, ni eternos becarios se mueren de hambre si realizan sus estudios y prácticas con un desempeño profesional impecable, y hasta las carreras con futuros más seguros pueden ser inútiles si solamente el alumno se dedica a pasar las materias sin desarrollarse completamente como profesional. Por lo que no, estas carreras no son sinónimo de un futuro de fracaso, lo que sí es un seguro fiasco es tomar a la ligera los estudios universitarios.


 

Dejar un comentario

*