A MOVERSE SIN PARAR

A MOVERSE SIN PARAR

El movimiento es la actividad preferida de los niños de preescolar. A través de él reconoce el espacio, los obstáculos y qué movimientos puede hacer. Cuando se estimula el movimiento el niño va descubriendo las distancias, cómo desempeñarse en ellas y podrá percibir la manera en que responde su cuerpo a las variaciones del espacio.

A MOVERSE SIN PARAR 3

Con el estímulo que brindan los juegos didácticos de psicomotricidad, los niños irán desarrollando la capacidad de coordinar movimientos, explorarán el espacio e irán tomando conciencia del tiempo. Todos estos aspectos relacionados a su cuerpo: sus posibilidades y sus limitaciones.

Los movimientos pueden ser globales, que utilizan todo el cuerpo o segmentados donde interviene una parte pequeña como manos, brazos o dedos.

Entre las coordinaciones globales se encuentran los desplazamientos, trote, carrera, saltos, giros, marcha, etc., todo lo que implique poner en juego todo el cuerpo. Entre las coordinaciones segmentadas se encuentran los lanzamientos de pelotas, botes, enlazado, etc., todo lo que involucre una sola parte del cuerpo. Otros aspectos que también se desarrollan con este tipo de juegos son: el equilibrio, el tono muscular y la postura corporal.

A MOVERSE SIN PARAR 1El equilibrio se va desarrollando al seguir caminos preestablecidos con distintos elementos como bastones, almohadones, aros, etc. Estos caminos preestablecidos serán recorridos por los niños de diferentes maneras de acuerdo a la experiencia corporal de cada uno.

El tono muscular permite aprender a dar la fuerza necesaria para cada actividad, por ejemplo para lanzar una pelota se necesita un determinado impulso que hay que controlar, el tono muscular que se necesita para esa actividad se desarrolla y se controla con la práctica. Así con cada una de las actividades que se van a realizar, cada una llevará el tono muscular necesario. Para ello, los juegos didácticos son ideales porque plantean muchas posibilidades de acción con los cuales los niños van explorando y aprendiendo a través del “ensayo y error”.

En cuanto a la postura corporal se va perfeccionando en la medida que el niño va tomando conciencia de su cuerpo y de su esquema.

El niño de preescolar siente gran placer al moverse y al ser una actividad que puede compartirse de manera grupal, permite que el niño interactúe con otros niños socializándose y creando lazos de compañerismo y amistad.

A MOVERSE SIN PARAR 2

Dejar un comentario

*