3 formas de saber cómo detectar el copiar y pegar

3 formas de saber cómo detectar el copiar y pegar

Los profesores y alumnos tienen un grave problema en estos tiempos donde la información se encuentra tan fácilmente y gracias a una herramienta tan útil como el internet. Si bien es cierto estamos en un punto donde no perdemos tiempo al buscar en enciclopedias y bibliotecas sino que nos basta con una “googleada” para encontrar lo que buscamos esto da pie a la pereza intelectual.

El copy&paste es un recurso muy útil si se lee lo que se pega, si se parafrasea o si se cita la fuente de donde hemos obtenido la información, pero cuando  nuestros alumnos presentan un trabajo final que ha sido en su totalidad desarrollado en base a copiar y pegar, sabemos que no estamos frente a una tarea original o que se sustenta teóricamente en otras fuentes, sino que estamos recibiendo un plagio de parte del estudiante.

Cómo identificar el copiar y pegar

Es sencillo notar y señalar cuando un trabajo ha sido copiado en su totalidad, y si bien es cierto en ocasiones puede ser un poco difícil dudar del trabajo, hay señales que nos son sencillas de identificar como:

  • Una perfecta redacción: digna de un profesional y no de un estudiante
  • La falta de errores: un estudiante aprende de los aciertos y de los errores también, difícilmente realizará una tarea perfecta
  • Un trabajo contrario al desempeño en clase: si un alumno no es buen estudiante es difícil creer que podrá presentar buenas tareas

Claro está esto suponiendo que el alumno no se haya esforzado extra, pedido asesoría o empeñado en entregar un buen trabajo para mejorar sus notas, ya que no descartamos que los chicos mejoren, sino que pueden ser señales de plagio a considerar.

Una vez que tengamos una duda sobre la originalidad de un trabajo o tarea podemos sugerir tomar las siguientes acciones para identificar un plagio:

copiar1

Buscar palabras exactas en Google: tomar una frase especialmente bien estructurada o compleja y buscarla en Google entre comillas logra una búsqueda exacta de la frase, si esta aparece tal cual, podemos revisar dicho artículo y seguro encontraremos la fuente del plagio.

Buscar plagios de libros en Google ebook y Amazon: podemos identificar si el plagiador ha sido un poco más astuto y ha transcrito de un libro el documento al buscarlo en los libros online que podemos encontrar en estas librerías virtuales. Si es el caso, podemos buscar el libro en físico y corroborar nuestras dudas.

Buscar hipervínculos en los trabajos en Word: pedir que los alumnos manden sus trabajos vía mail puede ser una buena idea porque así podemos buscar hipervínculos. Esto se logra colocando el cursos sobre el texto mientras se aplasta la tecla Ctrl, si existe un vínculo (aunque no se encuentre en letras azules subrayadas) este aparecerá a la derecha del cursor en un pequeño rectángulo de texto.


La idea no es buscar incriminar a un alumno sino evitar esta mala y poco ética práctica en los estudiantes, la cual los hace perezosos y con una forma de trabajo avivada, tranza y mediocre que formará un adulto con esta misma metodología de trabajo en cualquier actividad que realice como profesional, lo cual es evidentemente deplorable y poco útil para la sociedad.


 

 

Dejar un comentario

*