3 ejercicios para el manejo de la frustración

3 ejercicios para el manejo de la frustración

La frustración dentro del aula es algo que se presenta de forma normal, porque el proceso de aprendizaje puede derivar a los alumnos a eso pese a tener buenos profesores, pero vale la pena saber que puede ser llevado a un punto positivo donde se aprenda de la frustración y no simplemente se sufra. Para ello, te presentamos hoy estos tres ejercicios y este análisis rápido de la frustración.

La frustración positiva en diversas áreas del saber

Las ciencias: ciencias como la química o las matemáticas son altamente complejas para la mayoría de las personas, basta recordar las clases de algebra para traer a nuestra memoria cómo pueden ser frustrantes.

El deporte: las competencias, el perder, el mejorar como deportista, todo esto puede generar una frustración, el saber cómo lidiar con la derrota es por ejemplo, un proceso de frustración positiva.

Las artes: la repetición en las artes es un proceso de dominio, ya que se trata de la práctica de una melodía, una técnica de pintura, un paso de baile, y esto al no dominarse pese a la práctica puede derivar en frustración.

Los idiomas: aprender idiomas también puede ser frustrante en el terreno del uso de la nueva lengua, el perder la pena para hablar o al no entender la construcción sintáctica, el uso es lo que lleva a superar la frustración.

Las letras: plasmar una idea en papel puede ser difícil para muchas personas, desarrollar una teoría, analizar una oración, la complejidad de las letras puede verse frustrante para los alumnos.

frustracióninfantilminiaula1

3 ejercicios para el manejo de la frustración

  1. Contar las cosas buenas:

Como parte de aprender a frustrarse de forma positiva, podemos pedir a los alumnos que cuenten las cosas buenas de eso que les llevó a frustrarse, si es el perder un partido, bueno pueden contar cosas como:

  • Haberse divertido
  • Haber jugado en equipo
  • Haberse distraído
  • Haber dado lo mejor de sí
  • Poder mejorar en la próxima ocasión
  1. La frustración se puede racionalizar

Así mismo podemos pedirle a los alumnos que racionalicen la frustración al manejarla por medio de preguntas que pueden hacerse y responderse ellos mismos como:

  • ¿Qué me hace sentir frustrado?
  • ¿De qué me sirve sentirme frustrado?
  • ¿Cómo puedo evitar esta sensación?
  • ¿Cómo puedo mejorarme?
  • ¿Qué puedo aprender de esto?
  1. La frustración es segura, pero temporal

Por último es bueno enseñarle a los chicos que se pueden sentir frustrados y es normal cuando algo les importa, pero que debe ser temporal para no sumergirse en un punto negativo sino exigirse a ellos mismos superarse y evitar de nuevo la frustración.

Por qué enseñar que frustrase es positivo

Porque los procesos de aprendizaje no siempre son miel sobre hojuelas donde los alumnos aprenderán de forma rápida y sencilla, en ocasiones y en diversas materias como las matemáticas, los procesos de aprendizaje y dominio de lo aprendido son difíciles, aun contando con excelentes educadores, y la frustración es parte integral de dominar dichas materias.


Es además positivo porque el proceso de frustración converge en un punto de dominio sobre el tema o la materia en cuestión y una vez pasado el punto de estar frustrado, la sensación de triunfo es algo invaluable para los alumnos. Como maestros, nuestro trabajo también consiste en llevar a  nuestros estudiantes a tal dominio y entendimiento sobre los temas que pueden ser difíciles pero forjadores de carácter y actitudes.


 

Dejar un comentario

*