recuerdos

15
Oct

El olor de los recuedos

Lo que pasa cuando limpias el closet.

Cierto día, muy temprano, revisando mí email vi un correo que me emocionó muchísimo: unas amigas venían de visita por dos semanas. Ellas viven en otro continente, y venían únicamente para visitarme a mí. Así que debía poner manos a la obra de inmediato para arreglar el cuarto donde iban a quedarse. Comencé a sacar cosas del closet y en el fondo de él había una pequeña caja de cartón de la cual ya ni siquiera me acordaba. Desde que la tomé pude percibir un olor que no era desconocido para mí. Era el olor de los recuerdos. Inmediatamente me llené de ellos, y me emocionaron. Un balero, un yo-yo, una muñeca de trapo y una cajita con canicas junto con un viejo álbum de fotografías era lo que contenía. No pude resistir el impulso de ver las imágenes, a pesar del corto tiempo del que disponía para verlas.

Desde las primeras páginas aparecía mi hijo mayor, y en una de esas fotos estaba tirando de un camión de madera, de colores vivos. Era tan grande el juguete que apenas podía con él. Recuerdo que solía cargarlo con pasto del jardín, fingiendo que era un adulto llevando pastura a sus animales. Se lo había hecho mi padre, que es carpintero, y fueron muchas las horas que empleó para fabricarlo. El acostumbra favorecer la durabilidad sobre otras cosas, así que mi hijo podía subirse al camión e impulsarse en una pequeña pendiente del camino, y con la fuerza de la gravedad, corría varios metros abajo. Los vecinos rápidamente se unían a la emoción de la “velocidad” y la algarabía se podía escuchar hasta adentro de la casa. Y claro, la diversión no paraba hasta que empezaba a anochecer. ¡Qué lindos y emocionantes los juegos de antes¡ ¿Podrán revivirse esos juegos y esos juguetes? ¿Podrá algún esfuerzo, regresarle a los juguetes mexicanos su auge?

La clasificación de los juegos.

Carlos Sandoval Linares en su libro “Juegos y juguetes” cita a Roger Coillois y su clasificación de los juegos en 5 categorías según la participación del jugador:

-Competencia (agón): tiene acción sostenida, requiere preparación, disciplina y perseverancia. Son los juegos activos y de habilidad.

-Azar (alea): cuando el jugador espera pasivo la suerte o favor del destino, como en los dados o lotería de cartones.

-Simulacro o imitación (mimikri): cuando se juega a ser distinto, porque al niño le gusta hacerse pasar por otro, usar máscara o disfraz.

-Vértigo (ílinx): el juego que destruye por un momento la estabilidad, y aturde al jugador aniquilando la realidad; como en los juegos extremos y de velocidad.

-Estrategia (strategos): Cuando es importante la toma de decisiones y se actúa para resolver el problema.

Y sigue diciendo Sandoval Linares: “Los juegos desarrollan varios aspectos de la personalidad infantil o ponen en acción las actitudes del adulto. Para que se realice un juego se necesita un ambiente propicio, cierta disposición o habilidad del jugador y un espacio y condiciones específicas, como sería el propósito, los procedimientos de la acción, las reglas, el número de jugadores, los roles, los patrones de interacción y los resultados”

Varios de nosotros hemos experimentado muchas de las categorías descritas. ¿Cuál fue o es tu favorita?