Cuál debe ser la relación padre-maestro ideal

Cuál debe ser la relación padre-maestro ideal

La educación es un trabajo en equipo de tres, el educador, el estudiantes y sus padres, pero en esa triada perfecta parecería que algunos padres se olvidan de su papel o lo ignoran al dejar en las manos de los maestros la educación total del chico, incluso, excluyendo al mismo alumno cuando algún problema surge y culpando en su totalidad al maestro.

Hoy que es tan común ver este tipo de problemas nos conviene preguntarnos cuál es la relación ideal entre los padres y los maestros en la educación de los alumnos, y si somos un poco más exigentes hacernos esta misma preguntan en cada grado de la educación de los estudiantes.

Kínder o prescolar

Los primeros años del niño este necesita de mucha guía y la relación padres-maestro debe ser estrecha para poder reconocer debilidades y fortalezas en la forma de aprender del niño.

Es necesario educar en casa al chico para que realice deberes, prepare sus útiles escolares y asuma poco a poco la disciplina que la educación requiere como levantarse temprano y asistir a clases cinco días de la semana.

En la escuela el maestro debe continuar esta labor al guiarlo en normas de convivencia social entre sus compañeros y señalarle cuáles son sus obligaciones extraescolares en casa.

dv1940034

Primaria

El papel del padre es menos estrecho pero sigue siendo imprescindible la comunicación con el maestro. Se reforzarán todas las enseñanzas anteriores esperando que la disciplina de la educación y sea algo asumido por el pequeño como parte de su día a día.

En la escuela el maestro impartirá sus clases de forma regular, ya no enseñando qué es la escuela, la dinámica educacional ni sus bases, sino formando un alumno que avanza año con año a una madurez como estudiante. El mismo papel lo tiene el padre.

Secundaria

Cada nivel educativo irá dejando a los padres más libres en cuando a la relación con los maestros porque idealmente la responsabilidad del alumno hacia su propia educación debe ir creciendo, a fin de formar un adulto que guste de estar en una constante capacitación profesional y laboral.

En la secundaria la etapa difícil de la adolescencia es la que exigirá a los padres comunicación con los maestros, no tanto las cuestiones académicas (aunque los problemas de la adolescencia afectan lo académico directamente), y la comunicación en caso de baja autoestima, violencia, promiscuidad o bullying es vital para solucionar dichos problemas.

padresmaestros

Educación media superior y superior, el alumno tiene el control

Cuando hablamos de este nivel educativo el alumno si bien es cierto no tiene todo o total control sí necesita reconocer su compromiso personal hacia su educación, ya que los padres no tendrían que contactar al maestro para asegurarse de que el joven realice sus deberes, programe sus trabajos finales y estudie para sus exámenes, esto es una práctica que él mismo ya conoce y tiene como responsabilidad dominar.

El papel del maestro también cambia y es más de guía al alumno, impartiendo sus clases pero además aportando conocimientos y experiencias extras para formar al estudiante no solamente académicamente sino de tal manera que pueda desempeñarse mejor en su vida profesional.


¿Cuál es tu opinión sobre esto? ¿Crees que existen más formas de llevar una relación padre-maestro que sea de beneficio para el alumno y su formación?


 

Dejar un comentario

*