El Blog de Los Fuerte

15
Oct

El vendedor de suspiros

A todos nos ocurre en algún momento de nuestra vida.

¡Qué bárbara, que cursi me oigo! Parece título de novela romántica. Sin embargo casi todos en algún momento en la vida hemos suspirado cuando nos cruzamos en la calle con algún recuerdo de nuestra infancia: una muñeca, una artesanía, el olor de los churros recién hechos… Eso me ocurrió hace apenas unos días cuando transitábamos por una vía rápida, y en la intersección, sobre el camellón, vi a un hombre de piel oscura, requemada por el sol. Era un hombre de mediana edad, de atuendo algo gastando. Llevaba en cada mano una muñeca, de esas negritas típicas. De niña siempre había querido tener una de esas muñecas, pero eran muy cotizadas y eso les hacía elevar su precio. Quién iba a pensar que en nuestros tiempos modernos serían vistas con algo de desdén. Pero mi mamá que no nos quería dejar con una desilusión, le pidió a una de mis tías que nos hiciera a mi hermana y a mí una muñeca de trapo. Ella era una mujer muy hábil con sus manos y una estupenda administradora del presupuesto. Y tenía que serlo, para que alcanzara el dinero para alimentar a 10 hijos. Así que ella misma fabricaba las muñecas para sus varías hijas, incluso les hacía su guardarropa. A pesar de que por esas épocas ya estaban saliendo las muñecas Barbie, nuestras favoritas eran las preciosas muñecas de la tía Dominga.

¿Por qué le gustan tanto las muñecas a las niñas?

Saúl Juárez Chávez cita (en su tesis: juegos y juguetes mexicanos) las palabras de Johan Huzinga, Homo Ludens, 1938: “El juego y los juguetes no desaparecen con la infancia. Adquieren otros nombres y otros modos. De manera que la vida misma concebida como un juego ofrece un sentido lúdico que la espiritualiza”. Las niñas llevan por naturaleza un sentido maternal, que expresan a través del juego y los juguetes, de ahí su gusto y preferencia por las muñecas, antes que las bicicletas u otro juguete. Acompañan a las muñecas, los juegos de té y otros complementos que imitan la vida adulta. Saúl Juárez Chávez explica: “Políticos, científicos, médicos, reporteros, empresarios, todos alguna vez jugamos a imitar cualquier profesión; quizás los que hoy estén en la cima de una gran empresa probablemente recuerden que cuando eran pequeños jugaban con sus amigos a ser lo que son ahora”. Las niñas, generalmente sueñan con ser madres y esposas antes que ser profesionistas.

No dejemos morir a las negritas

Las muñecas de marca son muy lindas, nadie lo puede negar. Pero son frías he impersonales. Las negritas y también otras que no lo son, tienen ese “no sé qué” que las hace especiales. La próxima vez que las vea, no se pase de largo ni mire con desdén a quién las vende. Acérquese, conózcalas, y llévele una a alguien especial. Ese alguien se acordará de Ud. cada vez que vea la negrita, u otra muñeca, como las de la tía Dominga. ¡No las dejemos morir!

15
Oct

El olor de los recuedos

Lo que pasa cuando limpias el closet.

Cierto día, muy temprano, revisando mí email vi un correo que me emocionó muchísimo: unas amigas venían de visita por dos semanas. Ellas viven en otro continente, y venían únicamente para visitarme a mí. Así que debía poner manos a la obra de inmediato para arreglar el cuarto donde iban a quedarse. Comencé a sacar cosas del closet y en el fondo de él había una pequeña caja de cartón de la cual ya ni siquiera me acordaba. Desde que la tomé pude percibir un olor que no era desconocido para mí. Era el olor de los recuerdos. Inmediatamente me llené de ellos, y me emocionaron. Un balero, un yo-yo, una muñeca de trapo y una cajita con canicas junto con un viejo álbum de fotografías era lo que contenía. No pude resistir el impulso de ver las imágenes, a pesar del corto tiempo del que disponía para verlas.

Desde las primeras páginas aparecía mi hijo mayor, y en una de esas fotos estaba tirando de un camión de madera, de colores vivos. Era tan grande el juguete que apenas podía con él. Recuerdo que solía cargarlo con pasto del jardín, fingiendo que era un adulto llevando pastura a sus animales. Se lo había hecho mi padre, que es carpintero, y fueron muchas las horas que empleó para fabricarlo. El acostumbra favorecer la durabilidad sobre otras cosas, así que mi hijo podía subirse al camión e impulsarse en una pequeña pendiente del camino, y con la fuerza de la gravedad, corría varios metros abajo. Los vecinos rápidamente se unían a la emoción de la “velocidad” y la algarabía se podía escuchar hasta adentro de la casa. Y claro, la diversión no paraba hasta que empezaba a anochecer. ¡Qué lindos y emocionantes los juegos de antes¡ ¿Podrán revivirse esos juegos y esos juguetes? ¿Podrá algún esfuerzo, regresarle a los juguetes mexicanos su auge?

La clasificación de los juegos.

Carlos Sandoval Linares en su libro “Juegos y juguetes” cita a Roger Coillois y su clasificación de los juegos en 5 categorías según la participación del jugador:

-Competencia (agón): tiene acción sostenida, requiere preparación, disciplina y perseverancia. Son los juegos activos y de habilidad.

-Azar (alea): cuando el jugador espera pasivo la suerte o favor del destino, como en los dados o lotería de cartones.

-Simulacro o imitación (mimikri): cuando se juega a ser distinto, porque al niño le gusta hacerse pasar por otro, usar máscara o disfraz.

-Vértigo (ílinx): el juego que destruye por un momento la estabilidad, y aturde al jugador aniquilando la realidad; como en los juegos extremos y de velocidad.

-Estrategia (strategos): Cuando es importante la toma de decisiones y se actúa para resolver el problema.

Y sigue diciendo Sandoval Linares: “Los juegos desarrollan varios aspectos de la personalidad infantil o ponen en acción las actitudes del adulto. Para que se realice un juego se necesita un ambiente propicio, cierta disposición o habilidad del jugador y un espacio y condiciones específicas, como sería el propósito, los procedimientos de la acción, las reglas, el número de jugadores, los roles, los patrones de interacción y los resultados”

Varios de nosotros hemos experimentado muchas de las categorías descritas. ¿Cuál fue o es tu favorita?

15
Oct

El mejor Juguete para los niños

¿Acaso no da lo mismo?

La respuesta es: no. Tal vez los adultos veamos los juguetes y los juegos de los niños como algo relajado y poco serio, porque cuando nosotros fuimos niños simplemente jugamos, y nunca escuchamos a ningún adulto hablar sobre la seriedad del juego. Jugábamos de manera instintiva. Podíamos escoger entre las muñecas, la casita, el juego de té. Y los niños, los camioncitos, las canicas etc. Papá y mamá nunca nos dijeron,” no juegues a eso” o “eso es muy violento o inmoral”. No pasa eso ahora. La tecnología nos está ganando la partida y si no nos ponemos alerta y nos esforzamos por estar a la par con nuestros hijos, en lo que respecta al uso de la computadora o el X-box, nunca nos enteraremos que hay en la mente y el corazón de ellos.

Los niños juegan para entender su entorno y dar sentido a sus experiencias. Cuando los niños juegan exteriorizan lo que sienten, llámese miedo, inseguridad, emoción, inquietudes, alegrías, sueños etc. Claro que no todos los juegos sirven para eso. Algunos tienen como fin provocar una descarga de energía cuando los niños están nerviosos o de mal humor. Cuando los niños escogen el juguete adecuado y los miramos jugar, podemos enterarnos de lo que les pasa. Es como si ellos estuvieran conversando con nosotros y nos estuvieran diciendo todo lo que piensan, pero sin palabras.

Existe la creencia de que el niño es feliz por el sólo hecho de ser niño y que la infancia es la época más feliz porque no se es consciente de los problemas, pero no es así. Ser niño es complicado, porque él depende de un adulto para entender lo que le está sucediendo. Como su sistema cognitivo no está suficientemente desarrollado y por ende su capacidad retrospectiva, no puede mirar hacia adentro de él y saber que le pasa, de manera que necesita del juego, y del juguete, como vehículo para expresarse.

¿Cómo escuchamos su grito por ayuda?

Supongamos que los padres están en trámites de divorcio, o esperando un nuevo bebe, o están atravesando por la difícil situación de perder a un ser querido. ¿Cómo saber el sentir del niño, si él no se sabe explicar? En éste caso el niño o la niña, como no puede comprender o razonar lo que le sucede, lo que va a hacer es actuar, y una forma es mediante el juego. “El niño que juega para comprender y dar sentido a su mundo interno y emocional es el niño que ha podido desarrollar un buen vínculo con su madre o la persona principal que lo cuida” dice Laura Badosa, y agrega: “ El niño no juega simplemente para divertirse; juega sobretodo para desarrollarse y para crearse como persona”. ¿Ha notado que cuando los papás llevan a su hijo al psicólogo, lo que hace el profesional inmediatamente, es ponerlos a jugar? Porque de ese modo el médico se dará una idea del problema del niño. El niño grita su necesidad mediante el juego. ¡Escuchémoslos!

Las preguntas importantísimas que debemos hacernos es: ¿logran los videojuegos o cualquier otro juguete electrónico, éste objetivo? ¿Son las muñecas modernas la mejor opción para que las niñas se expresen? ¿Por qué no probamos con un juguete mexicano como con una cacita de muñecas artesanal y personalizada con sus lindísimos muebles miniatura? Además de hacer feliz a tus hijas, hará feliz al creador del juguete que tanto empeño puso en su elaboración.

15
Oct

Un día muy singular

Con la algarabía de un día de fiesta.
Ese no era un día como todos en la escuela. Desde que iba llegando se sentía la agitación en todos los que me rodeaban. No abrían las puertas aún, y todos los alumnos estaban afuera con algo de impaciencia. Muy cerca de una de las puertas, y en el fresco de una sombra había un grupo muy nutrido de estudiantes haciendo un círculo. Me acerqué para ver qué pasaba, con dificultad pude abrirme paso, en medio de todos los niños y niñas que eran mayores y más grandes que yo. Por fin pude ver al fondo y muy cerca de la pared, a 3 chicos de entre 18 y 20 años haciendo suertes con el yo-yo. ¡Eran simplemente fantásticos! Dominaban el juguete de tal manera que parecía que hubieran nacido con él. Busqué a alguien que me explicara que estaban haciendo allí esos muchachos y porque estaban mostrando sus habilidades.

-¡Habrá un torneo! – Dijeron- al ganador le van a dar un gran premio.

El torneo era con el fin de promocionar una marca. Por aquella época estaba muy de moda el juego con el yo-yo y salían marcas hasta debajo de las piedras. Lo cierto es que aunque muy pocos eran los que podían igualar a esos chicos, si fuimos muchos los que soñamos despiertos con ser los héroes de un torneo, como también muchos compramos nuestro juguete para probarnos a nosotros mismos y a la barriada, que éramos los mejores.

Porqué elegir al yo-yo de entre tantos juguetes.

Aún en nuestros días modernos, el yo-yo podría remplazar perfectamente juegos como el X-box y otros. ¿Por qué? Porque los seres humanos somos seres sociales, siempre estamos buscando la compañía de personas con intereses parecidos a los nuestros. Y el yo-yo es un juguete que promueve la interacción entre individuos, sean niños, jóvenes o mayores. Además de que crea un sentido de competencia, que en el futuro se expresará de otras maneras. El yo-yo es un juguete tradicional, de modo que muchos pudiéramos pensar que es un juguete netamente mexicano, sin embargo no es así. Su origen está en Grecia, y como muchos juguetes dio un largo recorrido para llegar hasta nuestras manos, incluso muchos de ellos son de la época virreinal. Como sea que fuere, la innovación en el estilo y los colores han hecho al yo-yo parte de nuestros juguetes artesanales mexicanos. Y como comenta “universia”: “Los juguetes mexicanos poseen un valor artístico que muestra el ingenio de sus creadores y la mayoría estimula la destreza, la actividad física y la imaginación.”

La próxima vez que visite una feria artesanal, no se resista ante la tentación de comprar uno de éstos llamativos juguetes, que además de revivir los días felices de su niñez, le crearan nuevos y divertidos momentos junto a sus hijos. Eso, sin tomar en cuenta que contribuirá para que no muera ni la tradición del juego al aire libre, ni la familia del artesano que lo produce y que con tanto esfuerzo y cariño lo ha hecho.

21
May

Abre una tienda de artesanías.

Abre una tienda de artesanías con poca inversión, es un negocio rentable garantizado. Read more